sábado, 6 de febrero de 2010

atisbodelucidez

Cuando tus ojos se agitan
escudriñando
y contemplas que todo aquello que percibes
es
tu
MUNDO
Una maraña de insectos acaricia tu cuerpo
y el grifo dorado de las palabras
cesa de regar tus neuronas
y nada te permite contestar a
las miles de cuestiones provenientes
de esa horda
de criaturas
que desgarran y bloquean tus grises y esponjosos engranajes,
intentando
descifrar
el suelo que pisas

Don Encéfalo

El ser humano nació ya con los ojos ilustrados.
Cuando abandonó el cálido vientre
del Simio que fue su madre,
ella le cedió sus dos brillantes órganos
sabios ya por el paso de los milenios
y sólo hubo que esperar
a que el Excelentísimo Señor Don Encéfalo le susurrase un interrogante,
uno entre muchos:
¿qué es todo esto que oigo veo huelo saboreo y toco?

Imagina poder eliminar todos tus recuerdos
toda tu educación
toda tu moral
tus prejuicios
olvidarlo todo excepto la capacidad de lenguaje
te hablo de un segundo renacimiento sobre los restos dejados por el condicionamiento al que tu mente se encuentra sometida ,
cosa inherente al hecho de vivir y aprender.
¿cómo contemplarías ahora el mundo?
¿cómo caminaría sobre ésta nueva y fresa hierba?

Necesito gozar de esa amnesia
necesito resetear mi saturado y desgastado cráneo
que ya no entiende ni aprende
pues todo aquello que le rodea está masticado y digerido hasta la saciedad.
Necesito volver a empezar.
Necesito...
cambiar el escenario en el que estoy incrustado
y para ello
la clave está en cambiar el funcionamiento de mí mismo.
Con o sin drogas eso me da igual.
Estoy aburrido de la sobria apariencia de este mundo que en ocasiones
se me muestra grotesco cómo los restos del cadáver dejado por los buitres de la impotencia
que desgarran la carne de todo aquello que parece interesarme.
Busco y busco la manera de morir en vida,
para así
renacer en la muerte.

miércoles, 7 de octubre de 2009

MAÑANA SERÁ OTRO HOY

MAÑANA SERÁ OTRO HOY

Los troncos viejos se secan al sol
inertes sobre mecedoras de mimbre

Por las mismas calles estrechas de su casco antiguo
otras tantas arrugas se pasean
cogidas del antebrazo para no perder el equilibrio
o quién coño sabe del porqué de esa manía
y lucen sus exageradas permanentes
cuando sus saludos se nublan con el elegante humo de puro
de los pobres y cansados juncos
que al principio de la tarde
o al comienzo de este "poema"
disfrutaban de una tarde de luz y silencio

Y das las buenas tardes
y al torcer la esquina
seguro empiezan a calumniar

Chocas contra el bullicio de las máquinas
que con sus luces de emergencia
esperan en la puerta de los kioscos
el estanco y las cajas de ahorro
a los conductores ajetreados
por la prisa de llegar tarde a sus <<>>

Y te juegas la vida en pasos de peatones
y cruces mal señalizados
y llegas a la desértica explanada por la que antaño
no cesaban los alegres e inocentes gritos
de niños jugando al escondite o al "bote bote"
Y nadie te espera en el banco de siempre
y mejor será ni intentar llamarlos por teléfono

Pasan un par de horas
quizá muchísimas más
y piensas en que no estaría mal
hacerle caso a Pucho y dejar de respirar

Entonces el cúmulo de mucosas y esputos que rodea tus pies
advierte que no deberías encenderte otro cigarro

Y planeas la mejor forma de abandono:
< Les sonreirás pese a todo ahora cuando
como de costumbre
compartais tercios de cerveza y conversaciones
que no te sirven de nada
Y mañana te soldarás en tus pómulos de acero
una de esas máscaras venecianas que intuye una leve sonrisa>

Formas corro junto a ellos
y adoran al camarero como si Dios fuera
ya que les basta con el don divino
de transformar el agua en vino

Suenan ya de madrugada
entre el cambalache y el gentío
guitarras eléctricas y tambores

Y alguien te llama poeta
o lo que es peor artista
y contribuye a acelerar tu cirrosis
mientras entona canciones que no sabe o no recuerda

Las chicas se marchan antes
solo quedan los borrachos y tú
que aguantas el tirón porque sabes
que con la cuarta copa tu mejor amigo empieza a filosofar
Y es precisamente eso
lo que estabas esperando
cuando a las 16:45 saliste de casa

Y es él quien te acerca a ella al alba
y recibe los golpes de la impotencia
de no encontrar palabras para decirle lo mal que te sientes

Te anima
te sube el autoestíma
y tú le pones la capa de superhéroe por conseguir
en cuestión de unos minutos
cambiar el tono de los versos
que posteriormente escribirás

Un fuerte apretón de manos
sirve para darse cuenta de que los relojes sí funcionan

Y entre la soledad de una cama vacía
recuerdas sus últimas palabras
dejas de menospreciarte
y caes en la cuenta de que en ese instante
te quieres tanto que al quedársete cortos
los tres minutos de masturbación
pasa a ser más catártico invertir dicho tiempo
escribiéndole un poema
titulado
"Mañana sera otro hoy"

miércoles, 2 de septiembre de 2009

¿Dictador o poeta?

Conversar con Hitler sobre el odio
puede estar bien siempre y cuando no menciones
que eres artista y evidentemente judío

¿Qué es el amor, pobre poeta? - pregunta el dictador
erguido con la palma derecha abierta

"Un pretexto para adueñarse del otro" - responde él
mientras aspira el humo de su cigarro

Pues dese cuenta
pobre poeta
que nuestras condiciones y oficios
siendo cierto esto último que ha dicho
no son tan distintos
Incluso me atrevería a afirmar
que lo único que los diferencia es el significante.






INTERROGANTE PARA LOS QUE ESPERABAN MÁS DE NOSOTROS

martes, 1 de septiembre de 2009

Muérdete la Lengua

Todo aquello que puedas decir, toda palabra pronunciada
es pura invención.
Resulta imposible encontrar el más ínfimo atisbo de Conocimiento en el interior de un sonido articulado por las cuerdas vocales de una insignificante especie animal
que se ha olvidado que lo ES.
Si realmente quieres llegar a conocer
a comprender
a entender algo de este mundo, que aplastas con tu orgullo a cada paso, comienza por cercenar las conexiones que mantienen a las palabras aferradas a tu episteme,
pues estas no son más que plúmbeos lastres clavados en sus alas.
Nos hemos equivocado al adjudicar al lenguaje su función.
Este es la primera manifestación artística que nos ha sacudido en nuestro sendero evolutivo.
Cuando hablamos de lenguaje hablamos de Arte
cuando hablamos de lenguaje hablamos de Creación
cuando hablamos de lenguaje, NO hablamos de Conocimiento, ¡nada más lejos de la Verdad!, pues el Arte es lo que es gracias a su desinterés.
¿Cómo podríamos entonces utilizarlo para conocer?
Es este el gran error del mundo, la aplastante falacia que infravalora el poder y el alcance de nuestra creatividad.
¿Deseas saber cual es el lenguaje del mundo?¿Deseas descifrar sus jerogríficos?
Silencio
Silencio
Silencio
El idioma del mundo carece de palabras, pues éste está vacío. Nuestro lenguaje es subjetivo. Grandísimo inconveniente si queremos llegar a algo universal, a algo inmutable y eterno.
El Silencio como única Verdad.
Conocer es callar.
Conocer es ESCUCHAR.

.

Giros de la tierra que se escapan sin más.
Deslizándose
entre mi cabeza y mis pies
la existencia prosigue su camino
y no siente compasión ante las pausas.
Acrecenta su velocidad
y no se fija en las lágrimas de sus pasajeros.
Cómo podria yo apearme
de este lustroso tren
conducido
por una maquinista despiadada.

domingo, 30 de agosto de 2009

¿Apariencias?

¿Verdad que hoy ha sido un día como cualquier otro?
Sales del trabajo que odias
dirección a la casa que odias
con la familia que odias.

Todo parece como siempre
excepto por un pequeño detalle en tu trayecto
que tus ojos morbosos
no pueden evitar.

Un individuo.

El tipo se haya
con el culo sobre el suelo
su pelo está maginificamente enredado
su barba no tiene menos de un mes
su camiseta
manchada de lejía
y sembrada de jirones
sus pantalones vaqueros
descoloridos
pintados
rotos
unas sandalias a su vera
pues sus pies están descalzos
y tan negros como el propio asfalto
sobre el que está sentado.

¿Que apuestas a que
el libro que sostiene entre sus manos
se titula Ecce Homo
y que la melodía que sale de sus auriculares
no es si no un capriccio de un violista arácnido
de nombre Paganini?

A fructibus cognoscitur arbor

jueves, 20 de agosto de 2009

YA SÉ QUE MAÑANA SERÁ OTRO DÍA

Y entonces uno se pregunta
¿Qué es la vida? ¿Es esto?
¿Empalmar un condenado
cigarrillo con el otro
mientras te dices
que quizá estés ya incubando
un cáncer en algún recóndito
intersticio del pulmón derecho?
¿El páncreas?
¿El hígado?
¿Los riñones?
¿La vejiga?
¿Y qué hay de la cabeza?
¿Hay algo? ¿Es esto?
¿Sorber tazas de té en la
soledad de la cocina?
¿Mirar por la ventana
y contemplar la luna?
¿Fingir ser Baudelaire?
¿Las chimeneas? ¿Los tejados?
¿La masa herviente de cuerpos
en la playa?
¿O esas nubes que mañana
amenazan con borrasca?
¿Hacer llamadas de teléfono
estando ya lo suficientemente borracho
como para llamar a la mujer
de la que estás enamorado?
¿Pagar las facturas,
masturbarte,
aspirar el perfume de esa chica
con la que te has cruzado
por la calle,
tomar esta pastilla?
¿Acordarte de tu madre
en tardes de domingo o lluvia,
o cuando ya no queda pasta?
¿A qué estamos jugando?
¿Qué es este absurdo juego?
¿Una espera llena de
míseras miserias
y mezquinas alegrías?
¿Una espera? ¿El Limbo?
¿Es esto?
¿Era esto lo que nos decían?
¿Un cine vacío
donde ni siquiera nadie
ha tenido la decencia
de programar una película?

miércoles, 19 de agosto de 2009

El último discurso de Zaratustra

¡Despierta superhombre!

Los cabellos de Zaratustra siguieron creciendo después de volverse blancos, y comenzó a ser consciente de que se acercaba el final de sus días, que su cuerpo se marchitaba, como la vegetación pisoteada por el ganado. Estando un día sentado sobre una piedra en la cima de la montaña donde se alojaba su solitaria cueva, apoyado sobre su bastón de oro con el que un día mucho tiempo ha le obsequiaran sus discípulos, llegó a la conclusión de que un espíritu tan fuerte como el suyo no debería de dejarse mermar por los poderes de la naturaleza, no debía permitir que las leyes que rigen el mundo en el que habitaba decidieran su destino y marcasen su término. No. Se mesó la barba, y en su mente, viajó hasta el momento en que decidió ser un ermitaño, momento en el que abandonó su patria contando treinta años de existencia, cansado ya de escuchar a los apestosos charlatanes y oradores del mercado y se marchó a las montañas alejándose de la chusma y recluyóse en la soledad de su cueva, para poder gozar así de su espíritu. Recorrió los bosques rodeados de pantanos, ascendió numerosas cimas con las mismas piernas cansadas ahora por los años, y rozó los cielos harto de sabiduría.
Mientras Zaratustra se embriagaba recordando, Eos la de los dedos rosados, hija de la mañana se dejó contemplar sobre el horizonte, y sobre el rocío de la noche inundó de luz algo más que las lindes de la piel del gran sabio. Iluminó toda su vida, todos sus actos, su entendimiento. Levantóse de un salto y agitó su bastón dorado a los cielos, gritando con todas sus fuerzas: <<¡Sube, pues, sube, gran mediodía!¡Sube por última vez antes de que escupa mi último discurso, sube antes de que la tierra retumbe ante el martillo del filósofo abriendo los cráneos de los hombres! ¡Sube y no bajes hasta que haya satisfecho mis apetitos, que juntos me ordenan partir inmediantamente!>>
Rodeó la montaña, descendió junto al lecho de un río, dulce como la miel, y escuchó su rumor no sin goce. Acercóse a su vera, se desprendió de sus raídos ropajes y sumergióse en sus cristalinas aguas. Así permaneció hasta que sus miembros se entumecieron por las heladas aguas y sin preocuparse de sus ropas prosiguió su camino, deslizándose, bajando la montaña y atravesando el valle al igual que hacía el río. Luego ambos se separaron, el río continuó su trayecto hasta acabar en el mar inefable y Zaratustra ascendió la última montaña antes de alcanzar los lares de la chusma. La hazaña más importante de su vida le esperaba al otro lado de las escarpadas rocas. Situóse en la cima y mirando, como siempre, hacia abajo desde las alturas, acompañado por la frescura de las nubes contempló las chozas y la plaza del mercado. Llegó hasta el borde de un abismal barranco, justo encima de la ciudad y dirigiéndose a ellos completamente desnudo sumido en la rabia mientras Helios le escuchaba suspendido en su cénit, Zaratustra pronunció éstas palabras aladas:

<<¡Despierta superhombre!¡Despierta del sueño apolíneo que te mantiene preso entre los barrotes de la lógica, y apartando tu poderosa mirada de la narcótica moral que te mantiene ciego en vida, reclama lo que es tuyo por naturaleza y de lo cual el hombre constantemente te priva en su ignorancia! >>¡Ofrezcamos hecatombes y hagamos libaciones en honor al Caos, a las pulsiones, a la desmesura, a la pasión y al delirio!¡Sacrifiquemos a la razón degollando su pútrida garganta en pleno frenesí vital, embriagándonos de placer y dolor experimentando la vida tal cual se nos muestra, como en una apoteósica ópera en la cual la Música sacude! Sufrir lo doloroso es igual de importante que regocijarse en los placeres, ambos se necesitan para coexistir y están muy lejos de ser considerados como opuestos por una mente que comprenda que no son más que dos elementos más que enriquecen y endulzan nuestras vidas. Una misma mente que no necesite rellenar los vacíos de la razón con ideas estúpidas y piadosas propias de un espíritu débil y compasivo, ideas como Dios, alma, pecado, mas allá o redención. Conceptos que son como brechas en el puente tendido desde el animal hacia el superhombre. ¡Brechas en la carne del hombre!¡Latigazos que gangrenan y que pudren el espíritu pues no existe Dios ni Verdad en la mente del fuerte! Sólo los débiles necesitan estos valores falsamente universales e inmutables, como bastones sobre los que se apoyan al caminar por no ser capaces de aguantar el peso de su propia existencia. Übermench detesta estos valores propios de la chusma, los ignora y los deja atrás en su camino, en su pronunciada subida directamente a las alturas. Él construye su vida mediante sus propios valores, los que él mismo se da y que surgen de lo más profundo de su ser, instintos que jamás permitirá que se dobleguen. El superhombre, siguiente paso en la rueda evolutiva, ama a la vida más allá del bien y del mal, mas allá de lo que permite la sociedad y sus plúmbeas artimañas, ¡más allá de lo que el hombre puede si quiera imaginar!
>>¡Despierta de una vez por todas pues tu hora ha llegado!¡Muchos años lleva ya la fiera arrastrándose, es el momento de que de luz al niño que lleva dentro! Y este niño será el encargado de transvalorar todos los valores existentes en nuestro mundo contemporáneo, mundo en el que la pasividad nihilista campa a sus anchas sin nadie que la aplaste y la substituya por la mas ferviente actividad creativa.
>>¡Desde aquí desde las alturas invoco a Übermench a que arranque la piel de los hombres y que surja de sus entrañas!¡Sube, pues, sube, gran mediodía y alumbra esta magnífica metamorfosis!¡Alumbra mi último descenso a la tierra del rebaño y muestra cómo golpeo la superficie sobre la que se arrastran inertes!¡Yo te despertaré superhombre!¡Surgirás después de que destruya tu vaina!¡Mi viejo cuerpo!>>

Nadie oyó estas palabras, solamente el crujir de sus huesos y sus sesos salpicados contra las rocas retumbaron entre las calles de la ciudad.
He aquí el último y más fuerte golpe del martillo.

...............

Así call/yó Zaratustra.

Goma 4


Un lienzo amorfo, cuatro manos, litros de pintura y veinticinco tercios de cerveza sin gluten rescatados de una muerte indigna.

jueves, 13 de agosto de 2009

El lenguaje es basura

El mundo se nos presenta mediante el dualismo en el mayor apogeo de su falsa apariencia. Un eterno vaivén cambiante, una macabra danza entre opuestos.

OPUESTO

Cuando de la boca de algún ser humano surja una definición de este concepto abstracto y a priori de la razón humana en la que no se incluya ni un solo sinónimo [como por ejemplo la banalidad que aparece en cualquier diccionario: contrario, que se opone a algo [?], el autor de éstas líneas se compromete a bailar un tango, disfrazado de astronauta y calzado con babuchas de plata.

Se nos permite acercarnos a la Realidad que percibimos clasificando lo inclasificable mediante cárceles abstractas e incompatibles en las que encerramos pedacitos de lo que se nos presenta ante nuestra sensibilidad. Nos hemos vuelto maestros en ordenar el Caos, en igualar lo inigualable, apilando en una montaña lo que por naturaleza debe de estar separado.
El lenguaje es nuestro mayor engaño, la más asquerosa estafa perpetrada por nuestra especie a la gloriosa y caótica Realidad que nos envuelve. Descansamos sobre una mentira, sobre una ficción biológica e inconsciente que no nos permite avanzar. Este sistema mediante el cual apuñalamos aquello que nos rodea es nuestro invento más primitivo, la herramienta más simple conseguida por nuestros patéticos encéfalos. Nos movemos sobre el globo ansiosos por etiquetar la materia y todo lo que asimilamos, todas las ideas y fenómenos que nos alcanzan. “Conocemos” la Realidad gracias a que la simplificamos hasta rebajar su infinita complejidad a la capacidad de nuestro seso. Caminamos sobre un desconocido, un ser oculto por gruesos y abundantes ropajes, rodeado de un profundo misterio que combatimos con nuestra ignorancia.
El único modo de avanzar y sacarle el máximo rendimiento a esta pésima [pero única] herramienta epistemológica es ser consciente de sus hondos límites, realmente obvios y luminosos, y no olvidar jamás que no es más que una burda ficción.

lunes, 10 de agosto de 2009

De mi casa al estanco:

Siete segundos en un ascensor
un portal frío
una mujer que no se deja ayudar
con las bolsas de la compra
dos alemanes sacando pasta de un cajero
tres peluqueras idénticas
teñidas del mismo rubio oxigenado
una ama de casa leyendo prensa rosa
seis jubiladas tomando café
coches en segunda fila
bocinas eléctricas
las gafas de sol de marca de una adolescente
el timbre de las cajas registradoras del super
una familia gitana excedíendose en diminutuvos
musulmanes depositando sus esperanzas en un billete de lotería
un bmw una gorra y una cadena de oro
una conocida que interrumpe
las palabras justas
un pensamiento suicida
y un vendedor de veneno que me da las gracias
por seguir con ganas de matarme
por el módico precio de 1,75
papel incluido







(Es sencillo darse cuenta de lo triste que son nuestras vidas,
solo basta con levantar la vista del suelo, en un breve trayecto.)

Dietilamida de Fin de Año

Transcurridos un número indeterminado de horas desde la ingesta, el reflejo de la mesa de cristal que se ilumina en el techo se ha convertido en una masa ingente de gusanos deformes verde-rayado-azulados que se retuercen, dominados por una horda de remolinos que desfigura sus viscosos volúmenes [exhibiéndose tímidamente con su fluorescencia intentan reclamar tu atención], como un manantial hipnótico que invita a bañarse en las aguas de la locura. Después de contemplar esta entrañable escena, te preguntas si esta podría tratarse de la primera sacudida del Ácido.
¿Cómo no iba a ser así?
No eres consciente de los terribles cambios que se han producido en el funcionamiento de tus sistemas neuronales, ni de que la enorme cantidad de cannabinoides consumidos están ocultando la pronunciada subida, tu mente se encuentra en un estado en el cual no le resulta del todo anormal que la luz adopte formas orgánicas [!].

En el momento llevásteis un exhaustivo control del tiempo, pero en el instante actual de la escritura desconozco cuanto transcurrió entre la ingesta de la llave de este nuevo mundo y la situación descrita. Puede que cuatro o cinco horas.
¿Estoy o no estoy dentro?
Mírate las manos, es una buena manera que anteriormente te ha sido de gran ayuda para comprobarlo. Nada extraño. Sin embargo los gusanos siguen ahí. ¿Han estado ahí siempre? El Psicópata alza la vista y en sus ojos no hay más que pupilas, ni rastro de iris. Mientras le miro su boca sonriente me muestra unos enormes dientes, que se clavan en mi cráneo hasta que quedan eclipsados por el brillo en la negrura de sus ojos. Lleva horas garabateando algo en un papel, sólo levanta la vista para reírse jijijijijijiji y para decir Paranoia paranoia súper paranoia! Se me va la cabeza tío, no se ni lo que estoy dibujando, empiezo haciendo algo y termina siendo algo completamente distinto a lo que yo quería.
Mientras tanto, el Lagarto sigue durmiendo, pero... ¿dónde demonios está el Roedor? ¿Oye dónde está D.? pregunto dirigiéndome a el Psicópata, No lo se tio... estaba ahí sentado hace un momento.
Jijijijij! Ijijijijiji! Risa afilada y estridente, mi cuerpo se desplaza mediante saltos trazados por una tierna esquizofrenia. Cuando quiero darme cuenta me encuentro junto al Psicópata en el pasillo. ¿Que acaba de ocurrir? El Roedor aparece de entre la oscuridad. ¿Dónde estabas? le preguntamos. Jijiji. Él tampoco tiene iris y parece sorprendido de nuestro comportamiento, En el baño dice secamente. Esa risa de duendecillo castrado ha salido de mi garganta. Más risas. Estos cartones son una mierda, a mi no me han hecho nada, el primo del C. nos ha timado dice el Roedor, cosa que parece ser cierta ya que no se reconoce ningún efecto aparente en su persona. De repente me percato de que esas son las primeras palabras que pronuncia en horas...

Necesito saberlo ¡Estoy o no estoy colocado! [¿?]
Esta mierda es condenadamente extraña, si lo que experimento es un estado de conciencia dominado por el Ácido, no es para nada como yo me esperaba. No se expresarlo. Todo sigue normal, excepto...

Al rato el Lagarto despierta de su letargo. Reconozco ese detalle en sus ojos. Él tampoco tiene iris. ¡¡Yiva yiva yiiiiva!!¿Qué está pasando? Algo ha cambiado es lo único que dice justo antes de volver al reino de lo onírico.
Más tarde sólo Roedor y yo seguimos despiertos. Él tiene ganas de dormir pero yo no. Dos barras de hierro mantienen mis ojos pegadas a mi cráneo y una férrea tensión los mantiene abiertos, a si que mientras todos duermen yo visiono Lock and Stock and Two Smoking Barrels. Roedor despierta poco después de que termine la película, ¿no has dormido nada? me pregunta.
Son las nueve de la mañana y J aparece en el salón. Buenos dias ácidos! exclama portando un canuto entre sus labios. Dentro de tres horas debe de entrar a trabajar, por suerte no ingirió la sustancia. Intento explicarle lo ocurrido pero soy incapaz. Una vez se ha ido los demás se despiertan.

Momentos después, Lagarto, Psicópata y yo masticamos una nueva dosis de LSD, ¡no me preguntéis por qué! Creo recordar que todos coincidimos en que no habíamos notado gran cosa. [!] Error fatal.
Decidimos salir a la calle. Caminamos junto al mar y nos detenemos en unas rocas. Contemplo la inmensidad del mar y se que estoy colocado, pero no se manifiesta nada excepcional. Simplemente se que está ahí. Se que mi mente no es la misma. Hay un gran abismo entre la persona que era antes de consumir esa droga que se escapó del psiquiátrico y el ser en que me he convertido. Me separo de mis amigos y camino a saltos de roca en roca. No se han dado cuenta de que no estoy. No entiendo nada. El mundo es un escenario desconocido e inquietante para mis ojos.

De nuevo en casa.
Ahora no hay ninguna duda. Estamos con la mierda hasta el cuello. Es el momento perfecto para ascender por La Escalera de Jacob.

miércoles, 22 de julio de 2009

Los que van a morir, te saludan.

A nuestro alrededor, sólo mierda.
Como estúpidos seres cautivos de nuestra propia comodidad dormimos lánguidamente,
mientras nuestra sangre se coagula y nuestros cráneos se pudren.
Es ésta época sobre la que nos arrastramos inertes,
la primera Edad Media del Cerebro.
Vivimos rodeados de máquinas que ratifican nuestra pereza mientras mentes e ideologías se van cuando tiras de la cadena.
Ya no hay motivos para levantar barricadas,
ni para rellenar con combustibles botellas para iluminar a los que desalborotan alborotando pues todo va genial y no hay motivos para quejarse.
Somos unos sin razón, descerebrados exagerados.
Simples folloneros sin motivos pues los malos tiempos se hundieron en la plácida mierda que hoy no nos deja respirar,
ese bienestar asfixiante,
esos lujos que entumecen nuestra fisiología,
ese tenerlo todo y sin embargo no ser ¡nada!
¿Qué no hay motivos?
Precisamente es esta la época de la gran y última lucha,
una lucha como nunca la ha habido.
No se trata de una lucha por un ideal,
por unos valores o por un fin concreto.
Es el momento del combate total con el que sacudiremos los cimientos de la humanidad,
UNA LUCHA CONTRA TODO: IDEALES, MORAL, SOCIEDAD, FUTURO,
pues ellos son los causantes de nuestra desdicha.
Ya no sirve renovar,
es inútil intentar reparar una máquina en constante imperfección.
Siempre hay generaciones inconformes,
después incluso de un aplaudido cambio social
las siguientes generaciones encuentran defectos donde los revolucionarios del pasado vieron materializa su utopía.
El ser humano es insaciable ¿verdad?

lunes, 20 de julio de 2009

Reflexiones pseudocientíficas

Hace millones de años, sobre la superficie de un planeta acuático rocoso tuvo lugar un milagro molecular. Se produjo una asociación inestable y cambiante de átomos que se unían y dividían de manera aleatoria, debido a unas condiciones favorables del entorno tales como distancia propicia a un astro, rotación apropiada, existencia de agua y oxígeno, temperatura apropiada, etc. La vida es una consecuencia inevitable de la materia cuando se dan las condiciones oportunas. Hay una posibilidad de uno entre 1.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000... y así hasta llegar a la cifra de doscientos cuarenta y nueve ceros, de que se den un número indispensable de condiciones necesarias en algún punto del universo. Siguiendo las normas probabilísticas se trataría de una opción prácticamente imposible, y sin embargo aquí estamos. La vida no es más que un descuido del azar, la excepción que confirma la regla de la existencia de lo inerte. Debemos liberarnos de ese malsano orgullo que nos hace creer que somos especiales, que hemos sido creados por algún ser consciente y que en nuestra existencia bulle algún propósito o fin último. Algo improvisado e impredecible no puede tener fin alguno, puesto que ha surgido de la nada, desinteresadamente, por si sólo y de manera fortuita, en un descuido, furtivamente.

No somos mas de lo que somos, no somos más que un fallo en el protocolo matérico que se había mantenido invicto desde el génesis, desde aquel comienzo incomprensible para nuestros patéticos encéfalos. ¿O es que acaso puedes imaginarte como era el mundo antes de ser? ¿Cómo comprender la nada, el vacío, la inexistencia incluso del Tiempo, y más difícil aún, ¡que de ese hueco infinito pueda surgir todo!? Dime, ¿cómo? Toda la materia del universo contenida en el espacio que ocupa una pelota de tenis. Por mucho que intentes ser racional es algo que nunca podrás comprender, se te escapa, no cabe en los pliegues de tu cráneo, es información codificada, está escrito en el idioma del universo, inteligible únicamente, y además de manera totalmente básica, sin mediación de las palabras y sus robustas cárceles de los conceptos que arrastran, herramientas que hacen comprensible la Realidad debido a que la simplifican hasta el punto de estar muchísimo más cerca de la irrealidad, de la más inconsciente y dañina ficción.

Volviendo al plano molecular, las asociaciones van haciéndose cada vez más complejas, su estructura se aleja gradualmente de la simplificación y adoptan nuevos roles: alimentación, desplazamiento, reproducción y lo más importante, la muerte. La vida es algo totalmente inherente a la muerte, no puede haber vida sin que exista muerte, todo organismo tiene un fin, y es esta una de las características que precisamente hace que se le considere como vida, el que no dure eternamente. Esto ocurre en las profundidades de las grandes masas de agua de la superficie, en los fondos volcánicos en los que el agua literalmente se evapora. Alrededor de las chimeneas de gases ardientes es donde tuvo lugar el paso definitivo de la materia. Una vez ocurrió por primera vez, se extendió como el virus que es, por todos los fondos marinos, fue creciendo, reproduciéndose y mejorando. Al cabo de unos breves cientos de miles de años ya no eran simples moléculas, ahora son células, organismos microscópicos extremadamente complejos. Otros cientos de miles de años por delante hablamos de organismo multicelulares. Varias células que se han unido para formar un solo organismo dependiente de la función que realice cada una de ellas. Estamos ante la forma de sociedad más primitiva que podemos imaginar. El conjunto de nuestra fisiología es por lo tanto una sociedad en si misma. Una sociedad orgánica que se encarga de mantener cierto funcionamiento establecido y que interactúa entre sus partes para conseguir que todo funcione interconectado. Distintos órganos con distintas funciones, mensajeros, ejército defensor, jerarquías, estructura principal, gobierno e individuos. ¿ Cómo no llamarlo sociedad? Ya hablaremos de esto más adelante.

sábado, 13 de junio de 2009

Esto no ha acabado


Ayer recibisteis una dulce caricia,
mañana un disparo en la sien.

miércoles, 3 de junio de 2009

Caradura

ocre mineral y piedras sobre roca
Serra Gelada

Hoy apareces espléndida ante mí, como dijo un gran poeta: “linda desde el pie hasta el alma”. Tu perfume, tus formas, tus secretos seductores, vestida con tus ropas de gala y tus zapatos de tacón; me muestras tu mejor cara.

A mí me gusta mirarte.

Veo mi reflejo en tus ojos y sé…
que tu reflejo está en mí;
Sé que soy tuyo
y que tú no eres mía…
Sé que contigo no valen las tácticas,
ni si quiera las estrategias.
Sólo soy el coche de un scalextrick,
la pieza de un puzzle,
o el “clic” de playmobil con el que te diviertes
hasta que te aburres y escoges a otro.

Esta idea hasta me gusta….porque qué aburrida serías si tuviera la certeza de que estoy cargado con unas pilas Duracell, y tuviera todo el tiempo del mundo para contemplarte, abrazarte. Qué fuerza me movería si no supiera que a estas pilas de los chinos le quedan tan sólo un par de partidas. Y ¡¿qué partidas?! Déjame que yo también entre en el juego. Voy a poner mi mejor cara de poker de ases y mirarte a los ojos…aunque por adelantado sepas que voy de farol.

Miénteme, dime que soy tu juguete preferido y que con ninguno gozas como conmigo. Enséñame a jugar. Deja que te ame...

Deja que te brinde estos
versos de trufa,
caramelo y miel.
Hay un alma escondida
esperando fluir contigo
bajo mi piel.

Deja…que te pinte desnuda;
deja…que te susurre algo bonito;
deja…que te escriba un nuevo verso
en la cintura…
para poderlo leer mientras juego
en tus labios inferiores
con mi comisura...

Pero no me digas… ¿A cuántos sedujiste? ¿A cuántos engañaste antes que a mí? ¿Cuántos se enamoraron de ti? ¿Y cuántos dieron la vida por ello? Aún a sabiendas de que un frío beso les esperaba en las puertas de tus labios se apresuraron a besarte.

Y tú, traidora a cuántos llevaste temprano a tu sepulcral lecho…sin aviso…creo que nunca te perdonaré por ello. Por eso…Deja que hoy te odie; deja que dibuje ese rostro oscuro y feo que escondes bajo tu capucha, ese que muestra la ironía con la que te burlas de nosotros…caradura.

Hoy te miro y no te veo bella, o quizás sí y más bonita que nunca. Sé cual es tu disfraz, y es hermoso. Pero no quiero que me engañes con tus disfraces y galanterías. Quiero verte desnuda, sin ornamentos ni artimañas. Observar el reflejo de mi cuello en la guadaña que empuñas. Mirarte fijamente a los ojos con la esperanza de que el día en que tus afilados labios caigan sobre los míos encuentre un sabor dulce.
Dedicado a mis dos amantes... Vida y su hermana Muerte.

jueves, 28 de mayo de 2009

Suicidio positivo

Ustedes, funambulistas desequilibrados. ¿De verdad creéis en el resurgir de la tierra? Es más que evidente que este continuo barbecho es causa de todos vosotros, y nosotros. Diferenciándonos, únicamente, las heroicidades en las que nosotros hace tiempo dejamos de creer.
Mientras él gira indiferente a todo, vosotros os matáis por derrotar a un tiempo aun invicto. El mismo que un día os trajo y por la misma sinrazón os llevará. Como todo en esta vida, siempre presente de muerte.
La ensoñación de una posible inmortalidad os produce una indómita paseudología fantástica, y agravando aun más la situación, la onduláis al viento haciendo de ella la representativa bandera de vuestro falsa moral.
Si realmente estuvierais en lo cierto os reconocerías. Admitirías ser la mayor lacra de este vuestro exánime planeta, al que nosotros vemos como merecido. Todo por crear cosas superiores a vosotros mismos, que junto al mal uso, a engendrado vuestro propio sepulturero a quien no dejáis de fruncir el ceño.
Yo, "qué soy un altruista", os propongo ser partícipe de una auténtica epopeya: Un suicidio positivo. Esta idea puede entenderse de manera sencilla; tan solo debéis de imaginar una moneda girando sobre la palma de vuestra mano. En esta ecuación no existe destino alguno, ni azar, ni mucho menos suerte. Solo existe una sola incógnita, y vosotros tenéis la respuesta. Tenéis la privilegiada capacidad de escoger de qué lado va a caer dicha moneda.
La cara es él (al que nada le importamos), la cruz nosotros.
Lo que os planteo es una aceleración espacio-temporal. Tarde o temprano el óbito llegará, pero nosotros iremos antes a buscarlo.
Aceleraremos nuestra propia muerte para que él pueda cicatrizar los estigmas que produjeron nuestros ya oxidados clavos con los que antaño crucificaron al hijo del Dios en el que creéis, y supuestamente da sentido a su gravedad, a su movimiento rotativo, a su vida, a la existencia de la cual os mofasteis contradiciéndoos cuando tal fe fue eclipsada por la ambición de llegar a ser más. Por no aceptar vuestra pequeñez.
Que no somos nadie.
¡Matémonos¡


Pues los héroes valen más
muertos
que vivos.

jueves, 21 de mayo de 2009

ohcered la eneiv adan

,ogimene etneleper im acnun atsah
.ojubid etse aírijirid sámaj euq al a arutairc
odneibas savruc satse onimret
,sorahcucse a ognev euq ol se on euq ay
atomer sám al in érdnet on ezeipme odnauc euq ognopus y
.ílla odahcucse eh euq ol se euq ed
¿odidnetne núA?
se on ose euq atneuc ne net
.lanif le euq sonem
,oreiuq et euq ocop ol etriced odidop eh erpmeis
on is éranoisolpmi euq osneip y
es euq olleuqa ollac em
.seip sim ne ocitátse eneitnam
,otnemom le ortneuc
olemrágart ominím sám ol atseuc em on
arap es asoc al euq zev adac
.seip sim ne
órtne et éuq rop ed odadrocer eh em
.savruc satse rarrob ed asoc al
etse rop euf on
acnun euq le ne otnemom
odneivloved sotnuj somimutse
etnematnel odnauc éfac nu
nat airotsih atse noc etsartne
,otnusa narg us ojab elbadarga
.ocilbúp etnemlatot
setna euq oczonocsed odot
raifnoc odeup núa otse ed
.lé ne etnemlaicrap
!seip sol ne aíradeuq me se erpmeis
aíreuq euq ol ,otse ed adan nis
sah euq are on rahcucse
.etnem im ed odicerapased

Murió, y con él la esperanza.

Disculpad que no salga a recibiros,
presiento que
tanto a mi como a mis ventanas
nos corroerá la hipocresía y la ingratitud.
Las mismas que acabaron con mi altruismo.
Dejadme pues
que en este fúnebre cuarto soy libre,
maldiciendo un mundo
huérfago desde hace poco,
del verso uruguayo
que con táctica y estrategia
descomponía la pseudología fantástica
de la que siguen haciendo uso.

Mañana, quizá,tenga fuerzas para hacerle frente a vuestra pequeña autocrácia.




miércoles, 20 de mayo de 2009

Escritura Automática Producida Mediante un Bombardeo de Palabras

El TREN no llegó a su HORA, tardó mucho en llegar DESDE la MESA hasta la SILLA, y cuando lo hizo IMPACTÓ contra mi MENTE SECCIONÁNDOLA en diversos SUEÑOS. SUEÑOS que mi LÁPIZ dibuja y tu BOLI escribe. SUEÑOS que son como MUERTOS de apariencia RANCIA que te GRITAN hola en JAPONÉS, te llaman CABRÓN y CERDO mientras te miran a los OJOS con la CABEZA metida dentro de una OLLA. Los CALLOS siguen en el SUELO y los ZAPATOS rozan los TALLOS con los que se hacen los LIBROS que se amontonan en este PLANETA productor de FOTOSÍNTESIS.

sábado, 16 de mayo de 2009

Arde Humanidad

No hay salvación para la humanidad. No nos espera un futuro maravillo, sostenible, justo, e igualitario. Ni siquiera la tan aclamada Revolución nos aportará tales cosas. El ser humano como máquina orgánica que tiende irrevocablemente hacia la autodestrucción impide que llevemos a cabo la construcción de una sociedad que se corresponda con los deseos de una comunidad perfecta. Desde el alba de los tiempos, la codicia, el egoísmo, el orgullo y el ansia de poder han sido su ondulante estandarte. Los casos de sociedades utópicas no han dejado nunca de ser una excepción y han sido siempre reducidas y breves, no son más que un pequeño y efímero suspiro de libertad que no sacia ni al más iluso. No digo que soñar sea un error, no digo que no haya que tener fe en las utopías –cada uno tenemos la nuestra, y es precisamente el hecho de que estén rodeadas de un áurea de imposibilidad lo que las hace tan maravillosas- pero vivir una vida engañado y dando todos tus esfuerzos por una causa perdida y que sólo conduce a la rabia y la desesperación no es más que una pérdida de tiempo. Sólo tienes una vida asegurada, quien sabe si habrá más, pero yo no pienso desperdiciar la mía intentando construir una máquina psicológicamente imposible.

Todo esto me duele más de lo que podréis imaginar. Seguro que dirán que precisamente un mundo así no es posible debido a la gente como yo que no cree en él, debido a la gente que tira la toalla sin más. Que quede claro que no lo hago por pereza. La idea de desvincularme de la lucha social ha sido el producto de años de reflexiones. Yo también fui un iluso, yo también creí que juntos y con el cráneo lleno de buenas intenciones podríamos construir una vida mejor, eliminaríamos a los Malos, el capitalismo caería por su propio peso y entre las ruinas brotaría una hierba fresca y nueva... Seres humanos conviviendo en armonía consigo mismo, sus hermanos y su entorno. ¿No veis que es demasiado bonito para ser cierto? ¡Ojalá fuera posible!¡Ojalá esté totalmente equivocado!

Llamadme pesimista y echadme la culpa de todo si eso os complace, no me importa lo más mínimo. No podéis hacer nada contra alguien que ya no cree en el ser humano. No albergo ninguna esperanza en su bondad y sus buenas intenciones. Llevamos miles de años demostrando nuestra naturaleza, demostrando lo que somos.

ESTA NO ES UNA MISIVA DE REDENCIÓN, no quiero decir que nos conformemos con el sistema actual, que nos rindamos a los que están aplastando el poco espíritu que nos queda. Abogo por un suicidio social colectivo. Una autodestrucción rápida, tajante y memorable. Reduzcamos a ceniza todo lo que nos ha corrompido, todo lo que nos asfixia y que no nos deja mirar hacia el horizonte. Estoy hablando de la mayor guerra que ha conocido la humanidad, el todos contra todos, de arrasar las ciudades, de liberar toda la crueldad y la violencia que llevamos dentro para así poder sustituirlas por impulsos más productivos. Desahoguémonos y escupamos toda nuestra rabia sobre el asfalto que nos tiene atrapados. Destruyamos hasta las ruinas mismas de la destrucción. Demos rienda suelta a la locura colectiva. Después, que cada cual siga su camino, su propio camino, y ahora sí por fin, totalmente libres y puros. ¡Arde humanidad!

martes, 12 de mayo de 2009

Goma3

Un lienzo, tres manos, litros de pintura y alcohol.

jueves, 7 de mayo de 2009

martes, 5 de mayo de 2009

El autodestructor





Es preciso haber sentido la manía de la autodestrucción. No hablo del suicidio: gente como nosotros, enamorada de la vida, de lo improvisto, del placer de contarla, sólo puede llegar al suicidio por imprudencia. Y además, el suicidio aparece ya como uno de esos heroísmos míticos, de esas fabulosas afirmaciones de una dignidad del hombre o mujer ante el destino, que interesan estatuariamente, pero que nos deja abandonados a nosotros mismos.
El autodestructor es un tipo más desesperado y utilitario al tiempo. El autodestructor se esfuerza por descubrir en su interior cualquier lacra, cualquier cobardía, y por favorecer estas disposiciones a la anulación, buscándolas, embriagándose con ellas, disfrutándolas. El autodestructor está en definitiva más seguro de sí que de cualquier vencedor del pasado, sabe que el hilo del apego al mañana, a lo posible, al prodigioso futuro, es un cable más fuerte- tratándose del último empujón- que no sé cuál fe o integridad.
El autodestructor es sobre todo un comediante y un dueño de sí. No desperdicia ninguna oportunidad de sentirse y de probarse, de escribir y pretender enamorar con su poesía. Es un optimista. Lo espera todo de la vida, y se va afinando para producir bajo las manos del caso futuro los sonidos más agudos o significativos.
El autodestructor no puede soportar la soledad. Pero vive en un continuo peligro: que lo sorprenda una manía de construcción, de ordenación, un imperativo moral. Entonces sufre sin remisión, y podría incluso matarse.
Es preciso observar bien esto: en nuestro tiempo el suicidio es un modo de desaparecer, se comete tímidamente, silenciosamente, chatamente. No es ya un hacer, es un padecer.
¿Quién sabe si volverá aún al mundo el suicidio optimista?

Expresar en forma de arte, o música, con finalidad catártica, una tragedia interior, sólo puede hacerlo el artista que a través de la tragedia viva estaba ya teniendo sutilmente sus hilos constructivos, ya desarrollaba una incubación creadora, en suma. No existe la tempestad sufrida localmente y después la liberación a través de la obra, so pena de suicidio.
Tan cierto es esto que los artistas que se han matado de veras por sus trágicos casos, suelen ser ligeros cantores, aficionados a sensaciones, que nada insinuaron jamás en sus cancioneros del profundo cáncer que los roía. De lo cual se aprende que el único modo de huir del abismo es mirarlo y medirlo, y sondearlo.

Es de una desolación tonificante –como una mañana ivernal- el padecer una injusticia. Eso hace retoñar, según nuestros más celosos deseos, la fascinación de la vida; devuelve el sentido de nuestro valor frente a las cosas; adula. Mientras que sufrir por puro azar, por una desgracia, es envilecedor. Lo he probado, y quisiera que la injusticia, que la ingratitud hubieran sido mayores. Esto se llama vivir y, a los veinte años, no seas precoz.
Son tan tortuosos nuestros actos. Lo sé…

Salvia Divinorum

Cuanto rechazo haya uno entre algodones. Se sumergen los intocables implorando perdones imposibles ante hordas de salvajes occidentales, aclamando soñar sin restricciones sus farándulas enroscadas sobre intentos fallidos que descansan en la trivialidad de un cosmos afectado por impulsos subnormales agarrados ante un lustroso fulgor de aguas desconocidamente turbulentas. Deséales toda desgracia a las psiques señoriales descarnadas entre los gritos apagados de cuantos intentan conocer el infinito reinante entre supuestos destrozos, que se encuentran ensombrecidos de tanto suplicar sus intereses a un alma adormecida. Antaño el sulfuro rascaba los muertos que recogen el hambre de los inocentes, que impacientes esperan a que alguien les enseñe bocanadas de materia extraterrestre internada en los supuestos interiores de quien no soporta la verdad. Cuanta soltura demuestran los tontos al intentar socavar mis ilusiones, cuantas desgracias asolan la superficie de mis párpados acongojados por años de torpeza indefinida. Resulta curioso que las sábanas de la señora que habita el entresuelo se encuentren abrillantadas por los sudores resultantes de una vasta hegemonía andaluza. Escucha mis lamentos ante la gente apagada por el calor que ensombrece las piernas de aquél que lucha por socavar internados de locura. Muerte a la insistencia colectiva de los rimbombantes luchadores que resuelven crucifijos escondidos antes de perderse en la superficie de castillos manchados por el sopor ensangrentado antes de que alguien sospeche lo contrario. Nadie es quien para inmiscuirse en los asuntos rasgados a causa de un intento perplejo ante ciertas insinuaciones.

El buscador de miradas

Hieráticos rostros veo pasar fugazmente ante mí,
caretas del carnaval de un circo que las mantiene con vida.
Miradas esquivas que en un segundo muestran su alma y se esconden,
pensamientos fugaces que se pierden…

Miradas de socorro;
llamadas de auxilio,
llenas de desconfianza y miedo.

Miradas engreídas,
altivas e insultantes.

Miradas violadoras;
colmadas de deseo,
lujuria y sexo.

Miradas serenas,
relajantes, seguras.

Miradas farsantes,
postizas, artificiales.

Miradas felices,
alegres y vivas.

Miradas envidiosas,
ardientes, rencorosas.

Miradas dulces,
brillantes y bondadosas.

Miradas tristes,
acurrucadas, vidriosas.

Miradas perdidas;
ausentes, soñadoras.

Miradas frías,
espejos glaciares
que hielan el alma.

Miradas penetrantes;
ladronas de latidos,
seductoras.

Miradas curiosas,
exploradoras, hiperactivas.

Miradas vacías.

Miradas que no se encuentran…

lunes, 4 de mayo de 2009

Poesía romántica

"Receta para un mundo mejor"

COMPONENTES:
1.- Un reloj despertador muy sencillo que lleve un altavoz o zumbador
2.- Una bombilla pequeña de 1,5V o hilos de cobre muy finos
3.- Un poco de rabia positiva a poder ser en estado literario
4.- 1,5 litros de realidad
5.- Todo el escepticismo que encuentres por casa
6.- 2 cucharadas de ponche de ácido lisérgico

PROCEDIMIENTO:
Es muy sencillo, solo es necesario desmontar el despertador y sustituir
el altavoz o zumbador por un hilo de cobre o por la bombilla (que
previamente ha de estar el vidrio roto).

*Romper el vidrio de la bombilla: Fácil, solo tienes que envolver la
bombilla con un trapo,empaparlo con esa realidad, entonces le das un golpe seco (con rabia positiva),
con un martillo y si ves que se ha mantenido el hilo que tiene dentro...
¡BINGO! ya lo tienes hecho.


USO:
Ahora solo falta poner en contacto la sustancia explosiva (escepticismo + el ponche de ácido lisérgico) con la bombilla.
Programarlo en un lugar público, a poder ser habitado por mentes adormecidas, y listo.

Tic Tac ¡Booooom!



Definición de Goma6

Buenas tardes. Somos goma seis. Un grupo de acción terroartista. Nuestro arte es un arte casi antropológico que habla del comportamiento actual del ser humano y el papel que ocupa en esta sociedad, sus supuestas metas y moral, a las cuales nos oponemos rotundamente. Queremos despertar el escepticismo y el pensamiento individual pese a que este diste de nuestras propias ideas. Nos valemos de la provocación y la acción como herramienta para despertar las mentes adormecidas por el actual sistema.

Buscamos el cambio, la descorrupción, nuestro más puro origen para trazar así un nuevo camino. Nuestro arte no se encuentra atado a ningún estilo o temática concreta. Nuestra actitud provocativa no es mas que una actitud, y no tiene por que estar plasmada en nuestras obras. El arte es nuestro lenguaje, y como tal debe plasmar todos los aspectos de la vida. Defendemos por encima de todo la subjetividad y el pensamiento individual, por lo que no vemos adecuada la necesidad de perder el tiempo explicando cada una de nuestras obras e influyendo en vuestro pensamiento de manera furtiva.

Ninguna de nuestras opiniones debe de coaccionar vuestra experiencia sensitiva y su posterior reacción emocional. Nosotros también nos hemos sentido cómodos en esa pasividad rutinaria y familiar en la que vivís, pero ya es suficiente. Quienes permiten ser penetrados por el ano por virtuosos funambulistas, y gritan con alegría ¡estamos en equilibrio!- cuan equivocados están. No descuideis vuestro esfínter, la arrogancia de vuestras nalgas ¿no parece haber despertado?

Expulsad vuestro ser en indómitas ventosidades sobre este gran orinal en el que se ha convertido el mundo. Si han hecho caso a las instrucciones significará que estarán tranquilamente sentados y con una copa en la mano, por lo que podrán evadirse durante unos minutos de sus tan ajetreadas vidas y tomarse un respiro para escuchar la terrible verdad. Ante tanta falta de creatividad ya es hora de hacer una pausa y mirar a nuestro alrededor.

Abrid bien los ojos y contemplad el escenario dantesco en el que se ha convertido nuestra sociedad, construida sobre los pilares de la ignorancia y el nihilismo pasivo más vergonzoso que jamás podríamos haber imaginado. Esos cimientos, construidos con la impotencia de los inconformistas. ¿Por qué? Porque mientras pueda usarse la fuerza... ¿Para qué el diálogo? Sin embargo las palabras siempre conservaran su poder. Las palabras hacen posible que algo tome significado, y las nuestras enuncian la verdad, nuestra verdad. Y es que en esta sociedad algo no funciona.

Os prometieron paz, orden, y lo único que pidieron a cambio fue vuestra obediente sumisión. ¿De verdad merece la pena continuar en un ambiente que limita nuestro espíritu y que no nos permite besar la cima que nos corresponde por naturaleza? La respuesta es NO. Hay algo en lo más profundo de nuestro ser que jamás podrá doblegarse, algo que nos inquieta por las noches y que es la materia con la que están construidos nuestros sueños. Nuestro arte es un explosivo cargado de incógnitas, ustedes ponen las respuestas. Buenas noches y dulces sueños. Que comience la cuenta atrás...

sábado, 2 de mayo de 2009

Desconfía

La realidad aparentemente sólida que contemplamos no es más que una farsa. Basta con que una sustancia extraña se introduzca en tu organismo para que todo aquello que conoces se desfigure irremediablemente ante tus ojos, se vuelva frágil como el cristal y se contorsione como algo elástico. ¿No se supone que las cosas existen en sí mismas, que hay un origen estable del cual emanan los estímulos? ¿Qué es lo real?

Real, Realidad... palabras inútiles que sólo sirven para confundir, no dejes que te atrapen entre sus ficticias redes. ¿Cómo denomino entonces a lo que veo, oigo, olfateo, saboreo y toco? Mejor dicho aún, ¿cuál es su procedencia? Desconozco si se trata de algo extracorpóreo o de si todo es una gran obra maestra de la mente, pero creo firmemente en esta segunda opción, y aunque exista algo fuera, no será más que la base dónde se asienta una constante creación cerebral. Sustancias químicas e impulsos eléctricos que conforman un escenario por el que te desplazas e interactúas. Esa es la Realidad. Desvaloricemos la exageración. Sinceramente me inclino a pensar que...

hemos construido un rascacielos sobre arenas movedizas.

martes, 28 de abril de 2009

Critifreakismo

Andaba bebiendo cerveza en la cantina de la facultad. Escuchaba gritos de lo que creía que eran niños jugando a las películas. Resultó ser un grupo "artístico": los freakys. Escoria humana de diáfano discurso, que piden a gritos respeto. ¿Qué respeto merecen aquellos que defecan en nombre del arte, que lo violan y lo transforman en una de esas tertulias de prensa rosa?
Se limitan a comportarse como si en un circo estuvieran. Sin elegancia, sin intelecto, sin conceptos. No le llegan ni a la altura del betún al gran Dadá. Se enoregullecen de su ignorancia, de su inconsciencia, de su pasividad... Los imagino a todo sentados viendo films del espacio, de monstruos verdes, creyéndose únicos, irrepetibles, transcendentales.

Un excremento que pronto aplastara Goma6 en homenaje a todos aquellos que sí lucharon por un arte verdadero.



viernes, 3 de abril de 2009

¡Empieza la acción!

Primera toma de contacto del grupo con la acción pública.



(Próximamente los vídeos de la obra realizada en distintas ciudades)

martes, 10 de marzo de 2009

TIERRA

Cuando haya caricias sin asperezas
dejarán de arder los poemas,
cuando existan corazones romos, sin aristas,
conoceremos el sabor de los besos,
cuando se diluyan los soles de pena en charcos de sudor
sabremos de una vida verdadera,
entre tanto seguimos limando las esquinas del alma,
ignorantes, destrozados,
pero paradójicamente erguidos,
como si la desolación fuera algo voluble,
negándonos a aceptar la pequeñez de nuestro sino,
desechando la posibilidad de que los sueños e ilusiones
sean sólo eso, sueños e ilusiones,
de que el destino sea una quimera,
el único destino que existe es el de esperar,
y cuando llega lo que esperamos fijar otro punto
en el horizonte, otra meta,
y esperar de nuevo,
y cuando lleguen los anhelos preguntarnos si mereció la pena,
si no es demasiado tarde para sacarle brillo al existir,
comprender la sinrazón de ser algo dentro de un algo
al que nada le importamos,
él sólo gira,
ajeno e indiferente,
mientras nosotros nos matamos por vivir,
él sólo gira,
sin saber que se está pudriendo,

él
sólo
gira.

Despierta

Maldita sea la época en la que hemos sido engendrados.
Maldita sea la época en la que la vida ha perdido todo sentido.
Tú, individuo insignificante, ¿porqué sigues viviendo?, ¿porqué no rematas de una vez por todas esa existencia ya descompuesta? No me creo que estés sacándole el máximo partido a tu vida. Me niego a pensar que la vida se reduzca a un baile de títeres.
Miro a la gente y no hay, aparte de su apariencia, nada que me demuestre que son la cumbre de la evolución. Miro a la gente y veo máquinas con disfraces de humanos.

Estamos aquí para abriros los ojos, aunque para ello tengamos que arrancaros los párpados. No penséis que por ello nos importáis, no pretendemos ayudaros. Sólo pretendemos mostraros la mierda que os cubre hasta el cuello. La mayoría no haréis nada pues la mierda es calentita y blandita y basta con taparse la nariz para eludir su cualidad desagradable; otros os retorceréis e intentaréis emerger, pero sólo unos pocos lo conseguirán. Sólo los que no se rinden y ponen todo su empeño en lo que desean serán merecedores del premio de la libertad. Este grito va dirigido a todo el mundo sin excepción; no vamos a ser nosotros quienes elijamos quien debe o no debe salvarse. Esa tarea os la dejamos a exclusivamente a vosotros mismos.

Queremos mostraros que la vida es algo más que arrastrase por el asfalto con los ojos en blanco y el cráneo descompuesto, de aquí para allá, simplemente permaneciendo, aplastando tus anhelos y relegándolos a un oscuro rincón de tu cerebro. Por la noche te revuelves, tu instinto se rebela, tu espíritu se retuerce agonizante y lucha por salir. Seamos realistas. La posibilidades que nos ofrece la vida en comunidad se nos quedan pequeñas. Estamos limitados en todos los frentes. No hemos atravesado miles de años de evolución para esto; no seguiremos engañándonos y rebajándonos a una existencia trivial. ¡Despierta! Eres un ser humano con un mundo que gira sin cesar bajo tus pies. ¡Despierta! Eres el único ser conocido capaz de dominar su existencia. ¡Despierta! Estás atado por unas robustas cadenas mentales, atado al bien, atado a la moralidad, atado a la comodidad y a la seguridad. ¡Despierta! Haz uso del don que te ha sido entregado, el don de seguir tu propio camino. ¡Despierta! Puedes ser libre. ¡Despierta! ¡Despierta!